Su Primera consulta integral
Odontología Preventiva
Implantes Oseointegrados
Terapia contra la Halitosis
Blanqueamiento
Restauraciones Estéticas
   Obturaciones de Composite
   Incrustaciones
   Coronas
   Carillas
Terapias Periodontales
Terapias contra el Bruxismo
Puentes
Endodoncia
Protectores Bucales       PLAYSAFE®
Tratamientos de Ortodoncia
Animaciones de otros        Tratamientos
 
 
 

La periodontitis o enfermedad periodontal es una infección bacteriana, progresiva e inflamatoria de la encía y de los tejidos que rodean al diente (cemento radicular, hueso alveolar y ligamento periodontal). En condiciones de salud, la encía y el hueso deben estar ajustados firmemente alrededor de sus dientes como una bufanda alrededor de su cuello. En presencia de enfermedad periodontal, estos tejidos de soporte se destruyen formando sacos o bolsas alrededor de los dientes. Con el tiempo, estos sacos se hacen más profundos proveyendo un mayor espacio para que vivan las bacterias, las que van destruyendo paulatinamente los tejidos de soporte del los dientes, pudiendo terminar en la pérdida de las piezas dentarias. Entre los síntomas se encuentran: inflamación de las encías o gingivitis (encías rojas), sangramiento al cepillado o al comer, mal sabor y mal olor en la boca (halitosis).
Encías sanas
Gingivitis
Enfermedad Periodontal

La enfermedad periodontal es popularmente conocida como la enfermedad de las encías y antiguamente, se la llamaba piorrea. Se estima que hasta un 80% de la población sobre los 30 años puede sufrir de esta enfermedad, con una intensidad que varía drásticamente de una persona a otra. La periodontitis es la causa numero uno de pérdida de piezas dentarias en personas mayores de 30 años. Algunas condiciones médicas como el embarazo, la diabetes, la epilepsia, y medicamentos como las pastillas anticonceptivas, los antidepresivos y los medicamentos para el corazón, pueden hacer al paciente más susceptible a desarrollar periodontitis.


Salud Periodontal y Salud General

Hoy en día existe evidencia científica que la enfermedad periodontal puede ser un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Los pacientes con enfermedad periodontal presentan un mayor riesgo sufrir ataques cardiacos y tienen el doble de riesgo de sufrir un ataque cardiaco mortal comparados con pacientes sin enfermedad periodontal.
La enfermedad periodontal ha demostrado ser un factor de riesgo para tener bebes prematuros o de bajo peso al nacer. Las madres con esta enfermedad pueden estar frente a un riesgo 7 veces más alto de tener bebes prematuros o de bajo peso al nacer.

Desde hace un tiempo, se sabe que la enfermedad periodontal está interrelacionada con la diabetes. Encías sangrantes, pérdida de hueso y un aumento en la profundidad de los sacos periodontales, pueden ser un indicador temprano de diabetes. Los pacientes diabéticos son más susceptibles a la enfermedad periodontal y a menudo requieren más cuidado periodontal que los pacientes no-diabéticos.

De la misma manera, la enfermedad periodontal y fumar están relacionados. Fumar reduce el flujo sanguíneo al hueso que rodea al diente. El calor intenso y las toxinas producidas al fumar, también pueden afectar la composición bacteriana de la boca y la respuesta inmune del cuerpo a estas bacterias periodontales. Fumar reduce el efecto de la terapia periodontal sin importar el nivel de higiene oral del paciente.
Video que muestra las diferentes etapas de la enfermedad: Gingivitis, enfermedad periodontal leve, moderada y avanzada, para terminar con la movilidad de la pieza dentaria.
 
 

Diagnóstico

Para diagnosticar una enfermedad periodontal evaluamos lo siguiente:

- El color y estado de la encía (sangramiento).
- La profundidad de los sacos periodontales.
- La altura de hueso que soporta a los dientes visto en las radiografías.
- La movilidad de las piezas dentarias.
- La cantidad de cálculos adheridos a sus dientes.

Estos datos determinan la etapa en que se encuentra la enfermedad y por lo tanto, fijan el tratamiento a seguir.

 
Sangramiento al sondaje en presencia de sacos o bolsas periodontales   Pérdida ósea lo que implica movilidad de las piezas dentarias
 

Etapas de la Periodontitis

Etapa 1: Gingivitis. Es la inflamación de la encía producto de la acumulación de placa bactariana. La encía estará roja, inflamada y sangrante. Esta etapa de la enfermedad es reversible.
Etapa 2: Periodontitis leve. La inflamación se extiende más allá de la encía pasando al hueso alveolar que soporta los dientes. Comienza la etapa irreversible de la periodontitis producto de la pérdida ósea.
Etapa 3: Periodontitis moderada. En esta etapa, la encía retrocede, se detectan sacos o bolsas periodontales entre moderados y profundos, pérdida ósea entre moderada y severa, halitosis además de movilidad aumentada de las piezas dentarias debido a la pérdida ósea.
Etapa 4: Periodontitis severa o avanzada. Esta es la etapa más grave de la enfermedad, con la presencia de sacos periodontales profundos, halitosis, movilidad de las piezas dentarias, desplazamiento de los diente de su posición original y posible supuración por la encía.

 
Desplazamiento de piezas dentarias   Pérdida de piezas dentarias

Tratamiento

La enfermedad periodontal, como cualquier otra enfermedad crónica, progresará si no es tratada correctamente. Por esta razón, es muy importante completar todas las etapas del tratamiento recomendado, desde el comienzo hasta el final.
Los objetivos del tratamiento son controlar la causa (placa bacteriana) y los factores de riesgo, reparar el daño presente (sacos periodontales) y restaurar y mantener un ambiente saludable. Con el fin de lograr estos objetivos, existen 5 etapas principales:

     

1. Examen Periodontal. Durante esta fase se realizará un examen periodontal completo, una evaluación de los factores de riesgo, se confeccionará un plan de tratamiento y se tomarán las necesarias radiografías.
Con el fin de elaborar un plan de tratamiento con resultados predecibles a largo plazo, se requiere un diagnóstico preciso.

2. Fase inicial de tratamiento.

a) Limpieza profunda: El primer paso del tratamiento es reducir la inflamación gingival para permitir que el hueso de soporte se recupere. Para lograr un óptimo resultado, la higiene oral debe ser excelente. Estos pasos incluyen lo siguiente:
- Instrucción de higiene oral personalizada.
- Destartraje y alisado radicular (limpieza profunda) para remover la placa bacteriana y el tártaro (sarro) que se ha adherido a la superficie de la raíz del diente debajo de la encía. Este procedimiento no es una cirugía, pero sí una limpieza profunda y exhaustiva comparada con la más superficial limpieza habitual. Se realiza principalmente bajo anestesia local y requiere de un par de sesiones.

Se utilizan instrumentos especiales para remover los depósitos duros y blandos que se depositan sobre la superficie del diente debajo de la encía.
Los irritantes han sido removidos de la superficie de la raíz.
La limpieza profunda no elimina los sacos periodontales profundos por lo que puede ser necesario rehacerla periódicamente.
     

Una vez que la anestesia ha desaperecido, generalmente no hay dolor. Sin embargo, algunos pacientes pueden experimentar los siguientes efectos secundarios:

- Sensibilidad dentaria (especialmente al frío, aunque es temporal puede durar hasta 2 meses)
- Contracción de las encías una vez cicatrizadas. Esto puede crear algunos espacios entre ciertos dientes.

Sin embargo, los beneficios del tratamiento sobrepasan significativamente los potenciales efectos secundarios, especialmente si consideramos que sin el tratamiento, los dientes eventualmente se perderían.

b) Control de los factores de riesgo: Varios factores de riesgo, aunque incapaces recomenzar la enfermedad periodontal por si solos, pueden acelerar su evolución y hacerla inestable en presencia de inflamación. En un esfuerzo por eliminar estos factores, se requerirán algunos o todos estos tratamientos:

- Confeccionar un plano de mordida para controlar el trauma causado por el bruxismo
- Ajuste oclusal
- Ferulización de dientes debilitados
- Extracción de piezas dentarias no tratables
- Antibióticos
- Cesar de fumar

3. Re-evaluación. Entre 6 y 12 meses después de la fase inicial de tratamiento, se re-examinarán sus encías con fin de evaluar la cicatrización que ha ocurrido o bien determinar si se recomienda algún tratamiento adicional.
Este tratamiento adicional puede consistir en una cirugía periodontal correctiva, tratamiento no quirúrgico y visitas de mantenimiento preventivo.

4. Fase Quirúrgica:
Se recomienda cirugía periodontal si es probable que esta mejore la estabilidad de las encías en el largo plazo. Los objetivos de la fase quirúrgica son:

- Remoción de placa bacteriana y tártaro (las técnicas quirúrgicas permiten un mejor acceso a los depósitos de tártaro profundos)
- Corrección de las deformaciones gingivales y óseas
- Reducción o eliminación de los sacos periodontales residuales para permitir una eficiente higiene en el régimen de cuidado diario en casa
- Regenerar el hueso de soporte si es posible

Existen dos protocolos quirúrgicos posibles:
1. El protocolo resectivo que consiste en reducir la profundidad del saco periodontal disminuyendo el grosor de la encía.

Antes de la fase quirúrgica Después de la cirugía resectiva  
2. El protocolo regenerativo que consiste en regenerar el soporte óseo y la unión de la encía a la superficie de la raíz dentaria. Aunque esta técnica es preferible al protocolo resectivo, requiere varios pre-requisitos que no siempre están presentes. Aún más, su resultado es menos predecible.
Antes de la Fase quirúrgica Al momento de la cirugía, se pueden instalar varios materiales en el defecto óseo para potenciar o promover la regeneración ósea. Objetivo ideal del tratamiento quirúrgico regenerativo. Debido a limitaciones en los actuales materiales y a variaciones locales y en factores del paciente, la regeneración completa rara vez de logra.
     

Aunque los beneficios de ambos tratamientos quirúrgicos sobrepasan los efectos secundarios, estos pueden incluir:

- Recesión gingival (dientes más largos)
- Espacios entre los dientes secundariamente a la pérdida de hueso
- Cambios estéticos y aumento de la sensibilidad al frío

5. Fase de Mantención Preventiva:
Con el objetivo de mantener el alto nivel de salud periodontal obtenido con el tratamiento realizado, es de suma importancia seguir meticulosamente las instrucciones de cuidado diarias recomendadas.
Se recomendará una frecuencia de controles periódicos dependiendo de sus necesidades específicas. Los controles de mantención permiten determinar la estabilidad de su salud periodontal e interceptar cualquier problema menos antes que crezcan.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la enfermedad periodontal?

La enfermedad periodontal es una infección de las encías y del hueso que sirven de soporte a los dientes. Los signos, notoriamente destructivos, no son tan fáciles de ver. La mayoría de la gente no siente dolor, especialmente en las etapas iniciales. Generalmente es una enfermedad crónica que se puede llevar por años antes de que sienta algún síntoma. Es una enfermedad en que la encía y el hueso que está por debajo son atacados de tal manera que resulta en la pérdida del soporte del diente.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad periodontal?
La primera etapa de la enfermedad es la gingivitis cuyos síntomas son la inflamación de la encía, sangramiento al cepillado o al comer, mal sabor y mal olor en la boca (halitosis), además de la movilidad o pérdida de piezas dentarias.

¿Qué causa la enfermedad periodontal?
La principal causa es la acumulación de placa bacteriana. La placa es una película, muchas veces invisible, de millones de bacterias y restos alimenticios que se forma constantemente sobre la dentadura. Usted debe removerla completamente y diariamente, de lo contrario se acumula y mineraliza hasta convertirse en sarro o tártaro. El sarro sólo puede ser removido por el odontólogo. Ni el cepillado ni la limpieza con hilo dental lo retirarán. Las bacterias que causan la enfermedad periodontal se desarrollan con fuerza en estas áreas y producen toxinas que destruyen el hueso que sirve de soporte a sus dientes.

¿Qué debo hacer si pienso que tengo gingivitis?
Debe ver al odontólogo y hacerse un examen completo junto con una limpieza. Si determinamos que usted tiene gingivitis, le daremos un plan estricto de limpieza en casa. Si durante el examen encontramos sacos periodontales y hay indicios de que ha habido pérdida ósea, se hará necesario mayor tratamiento y la limpieza se realizará a lo largo de varias visitas.

¿Puede cualquier persona contraer la enfermedad o sólo se da en gente mayor?
La enfermedad periodontal no tiene que ver con al edad, aunque sea más frecuente en gente mayor, hay muchos casos entre adolescentes que han perdido grandes cantidades de hueso y a la larga, pérdida de piezas dentarias. Esta enfermedad depende grandemente de la higiene bucal del individuo y su anatomía oral. Dientes en mala posición y los espacios entre ellos crean las condiciones para que sea difícil limpiarlos exhaustivamente favoreciendo el desarrollo de la enfermedad.

  Odontología CIPO - Av. La Dehesa Nº 1880 - Lo Barnechea, Santiago - Chile - Código Postal 7690122
Mesa Central: (56-2) 432 20 00 - Fax: (56-2) 432 20 17 / e-mail: info@cipo.cl
©Odontología CIPO S.A. - Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial.
Inscripción Nº 183647 - Registro de Propiedad Intelectual.
 
  Powered by Visual Chile